Formación y Habilidades

En el incierto panorama actual en el que se mueven las organizaciones, la formación directiva es un elemento generador de ventajas competitivas sostenibles en el tiempo con las que posicionarse en el mercado.

Si, además, ese mercado se ha transformado por completo en los últimos años, cambiando de manera muy notable el paradigma de relaciones profesionales, el contar con una buena formación, actual y realista, se hace absolutamente imprescindible.

Sin embargo, una buena formación es, en definitiva, aquella que genera un impacto tangible en el directivo que pueda poner en valor en su entorno de trabajo y que se consolida como un nuevo hábito. Para ello, no sólo se debe trabajar aportando únicamente, métodologías, herramientas o buenas prácticas, sino que se debe actuar en niveles más profundos, como son los paradigmas, los valores y las creencias.

Para representar este aspecto, es interesante conocer la PIRÁMIDE NEUROLOGICA de Robert Dilts.

Robert Dilts construyó un modelo simple y elegante para pensar sobre el cambio personal, que junta las ideas de contexto, relaciones, niveles de aprendizaje y posición perceptiva. También crea un contexto para pensar en las técnicas de la Programación Neurolinguística (P.N.L.), y da un marco para organizar y recoger información, de forma que se pueda identificar el mejor lugar dónde intervenir para realizar el cambio deseado.

 

Los seres humanos no cambiamos a trozos o en bits, sino de forma orgánica y sistémica. La cuestión es ¿dónde exactamente tiene que batir las alas la mariposa? ¿Dónde empujar para realizar un cambio?

Las personas, al igual que los Icebergs, presentamos zonas visibles a otros (en realidad es la parte más pequeña) y una gran masa de hielo bajo la superficie que, en principio, no es visible a otros (y en ocasiones, ni tan siquiera a nosotros mismos).

 

Veámoslo en la siguiente imagen:

De ese modo, el aprendizaje y los cambios pueden tener lugar en niveles distintos:

 

  • Entorno: Aquello a lo que reaccionamos, lo que nos rodea y las demás personas con las que entramos en contacto.
  • Comportamiento: Las acciones especificas que llevamos a cabo en cada instante de nuestra vida y nuestro comportamiento se basa fundamentalmente en acciones no conscientes.
  • Capacidad: Grupos o conjunto de comportamientos, habilidades generales y estrategias que empleamos en la vida. Se han conformado por nuestro proceso de aprendizaje y experiencias vitales. Muchas de nuestras capacidades están en el inconsciente y es importante tratar de comprender cómo hacerlas aflorar para hacerlas útiles y aplicables en nuestra vida cotidiana.
  • Creencias: Son las diversas ideas que tenemos acerca de cómo funciona nuestra vida, las relaciones y el mundo en general. Podemos pensar acerca de ellas como filtros previos de nuestra concepción del mundo y son, junto con los valores, las fuentes más importantes de nuestra forma de Ser y Estar en la vida.
Así, sin entrar en niveles más profundos, la formación tradicional lleva trabajando sistemáticamente sobre los aspectos más visibles relacionados con el entorno y la conducta a través de herramientas, modelos o prácticas. Sin embargo, en el ámbito del desarrollo y el aprendizaje, los cambios significativos deben partir del trabajo sobre creencias y valores, ya que desde ese nivel, se consolidan más profundamente dichos aprendizajes y, desde ahí, es más factible convertirlos en hábitos.
 
De ese modo, si bien los cambios se pueden generar con acciones alineadas en todos los niveles, es importante hacer mayor énfasis en los niveles superiores ya que ellos generan un efecto cascada sobre los demás. Del mismo modo, se ha reflexionado acerca de que los cambios exclusivamente en los niveles inferiores no garantizan un efecto perdurable o en todo el sistema.

La teoría de los niveles neurológicos menciona tres tipos de cambios básicos en el individuo o en grupo social:
  • Cambio remediativo: Aquel que se da en los niveles de entorno y comportamiento.
  • Cambio generativo: Se da en los niveles de Capacidad, Creencias y valores.
  • Cambio evolutivo: Cuando el cambio se da en la identidad y el propósito.

"El nivel de cambio remediativo es como arrancar las malas hierbas que crecen en un campo. El nivel generativo es similar a plantar nuevas semillas con la intención de que broten nueas hierbas. El nivel de cambio evolutivo implica transformar profundamente la naturaleza del propio terreno en el que crecen y se desarrollan tanto las hierbas como las semillas".

 

Dilts y DeLozier

La formación que propone TALENTIA trabaja desde niveles más profundos para permitir que el impacto y los cambios generados por ésta, sean permanentes y generen hábitos consolidables. Por ello, en el diseño de nuestras acciones formativas, ponemos el foco en dos ámbitos de trabajo:
  1. La propia temática sobre la que versa el programa.
  2. Una visión introspectiva de la persona que le haga cuestionarse su forma de percibir el entorno desde el interior.

Visita nuestra propuesta formativa, tanto en el ámbito empresarial como en el educativo. Asimismo, no dejes de visitar nuestras actividades outdoor, nuestros programas de Habilidades y las acciones formativas específicas.

Conoce nuestros Programas de Desarrollo

Para cualquier duda o aclaración acerca de nuestros Programas de Desarrollo contacte con nosotros a través de nuestro formulario de contacto.
Del mismo modo, suscríbete a nuestro Newsletter y recibirás puntualmente nuestras novedades y noticias, programas de formación, actividades, etc., así como artículos y tendencias relativas al Coaching, a la Formación Directiva y a la Marca Personal, en tu correo electrónico.

Prueba una Sesión Gratuíta de Coaching

Programa Líder Coach (PLC)

Diseña tu Marca Personal (DMP)

Trabaja en 6 Meses (T6M)

Encuéntrenos en las redes sociales

Eres el visitante Nº: